El desayuno. Siempre. Contigo.



No sé cocinar. Tampoco lo pretendo. Lo reconozco. Pero hago unos desayunos muy ricos. Te invito a uno. En tu casa. Un lunes. Por la mañana. Yo pongo los ingredientes. Tu las ganas. Y si quieres repetimos. Martes. Los croissants recién hechos. Espero que te gusten con chocolate.

Miércoles. Sabes? Me han dicho que el azúcar moreno es mejor.

Jueves. No les quedaban croissants. Te he traído tostadas. Y tomate de la huerta. O eso me dijeron. Viernes. Vaya, tu resfriado. Espera, que te hago zumo de naranja.

Sábado. Nada como desayunar en la cama. O no desayunar. Domingo. No, tampoco se hacer buenos desayunos. Sólo era una excusa.

Que yo sólo quiero ser tu domingo. (Y tu lunes por la mañana.)


Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • White Google+ Icon
  • Twitter Clean
  • w-facebook