Queda un año.


Queda un año. Bueno algo menos.


Y me duele la cara de reírme y de pensarlo. A ti también te duele, pero de ser tan guapo. Mi guapo. Aunque a veces vengas con el guapo subido. Te sienta tan bien.

Acabo de comprarme dos revistas y ya las he ojeado. Tenemos mucho de que hablar.

Que yo no sé dónde estaré en 5 años, si la casa tendrá piscina, una explanada delante, si la vajilla será azul o si los cojines serán a rayas. Yo sé dónde estaré en menos de un año, y es a tu lado. Cogidos de la mano y sin parar de sonreír. Con la peque de la familia sosteniendo la cola, tu madre de los nervios y tu hermano diciendo que no le queda bien el nudo de la corbata. O que nos falta más arroz. Del confeti me encargo yo. Que no sabremos dónde sentar a tus primos. Y que temo a tus amigos. Seguro que algo planean. Y el ramo a tu hermana, seguro que es la próxima. Madre mía, qué nervios. Qué locura. Eres mi locura preferida.


Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • White Google+ Icon
  • Twitter Clean
  • w-facebook